Su mantenimiento es tan propio de Portugal como en su respectivo uso universal. Se evita el uso de camiones, cementeras y rodillos pesados, solo dos o tres obreros reemplazando las piezas que faltan de manera manual. Como para compensar las zonas peatonales, los automovilistas se lanzan a las principales arterias imprimiendo una velocidad feroz paralizando las calles y poniéndolas a su disposición.

Aunque Pombol parece haber sido originada a raíz de un obseso del control, su logro todavía se celebra de una manera muy carismática y personal. Se expresa de alguna manera yendo a una pequeña tienda en un acogedor pueblo portugués a cientos de kilómetros de Lisboa y se ve en alguna pared con un ícono de Pombal, de moda en los azulejos azules y blancos con una vela como insignia, como muestra excelsa de un estilo por lo general reservado a la Virgen María. La ciudad está construida en dos niveles: la Baixa; la Pombol que es red del centro de la ciudad, y por encima de ella (como se ve desde el río) a la izquierda el Bairro Alto y la derecha el barrio de Alfama. Ambos sobrevivieron al terremoto de 1755 y albergan a las casas confusas, calles estrechas y pasos de liquidación de su pasado árabe y medieval.

Una de las maneras de llegar hasta el Barrio Alto es por el ascensor Eiffel, una maravillosa y excéntrica estructura con ecos del diseño de la torre Eiffel de París. Alfama, en el otro lado, es más que la exaltación minera, sino también el lamento por los marineros perdidos y el amor esquivo conocido como el fado, una palabra relacionada al azar negativo. Los cantantes han rebasado los limites de los bares para se escuchados en todo el mundo. En una calle perpendicular a la del elevador de Eiffel se encuentra la catedral de Lisboa. A medida que ascendemos en un pavimento con el tipo de inclinación que en otros lugares debería considerar el uso de crampones, un joven en una bicicleta usa su inteligencia para aferrarse de la parte trasera del antiguo tranvía de madera amarilla.

La catedral fue fundada en 1150 para conmemorar la victoria contra los moros por la reconquista de la ciudad. Está constituida como una fortaleza, y su órgano de tubos sobresale horizontalmente a través del coro como un par de cañones dispuestos a luchar en nombre de la Iglesia militante. Un caballero de mármol descansando en su tumba tiene como guardián a un perro de feroz semblante reposando a sus pies, mientras que al lado opuesto su esposa está remilgada como una monja; una gárgola de aspecto repugnante en virtud de ella mastica patentemente.

El claustro se está excavando, pero a los visitantes se les permite todavía navegar entre los sarcófagos de piedra, que en su forma interior dan un ajuste perfecto a la cabeza y los hombros. Sobre las zanjas se ponen de manifiesto los huesos humanos que sobresalen del suelo y desagües medievales. Una fila de hombres robustos pueden sentarse en los escalones de las capillas privadas, que se inclinan sobre los cubos de agua, lavando y haciendo pequeños hallazgos en la excavación. En la plaza, la venta del día vive el bullicio propio de la civilización y sus diferentes manifestaciones, como verduleras y pescaderas con la captura aún fresca.

En el camino de regreso a la estación de tren tomamos un desvío en una tienda oscura, desordenada que parece vender todos los productos alimenticios y bebidas que se pueda imaginar. Los estantes de alimentos se yerguen desde el piso hasta el techo, los contadores se amontonan con los quesos, mientras que los jamones cocidos cuelgan de ganchos en las vigas. Desde las bandejas, nos dirigiremos a la parte posterior de la tienda para entrar en la gruta que nos llevará al puerto.

Nos toma un tiempo para decidir, entre una amplia gama de precios y cosechas que se remonta a la Década de 1920. El propietario se materializa en silencio un par de veces detrás de nosotros, pues le llama la atención nuestras mochilas y nos pide que las dejemos afuera. Nosotros queremos mantenerlas con nosotros, ya que cuenta con objetos de valor como nuestra cámara y pasaportes, pero no encontramos forma de explicárselo. No nos distanciamos de manera prolongada, mientras que David paga, me esmero en acomodar nuestras compras en la mochila, poniendo las dos botellas en su interior y la cámara en la parte superior. El hombre de gesto vigilante, al fin se relaja y se va. Sólo la navidad ha de juzgar si esto es una buena compra.

Es en la estación del tren, que descubrimos que Portugal está a menos de una hora de España. El ritmo que dirige nuestras vidas hoy en día, parece variar verticalmente sin darnos previo aviso.