Cuando encontramos en un destino de viajes un ambiente agradable es muy probable que adoptemos rápidamente las costumbres populares de sus habitantes. Usted que lleva viviendo en la ciudad de LimaPerú rápidamente puede haber asimilado parte de sus costumbres, como por ejemplo el de pasar un domingo por las playas de Lima.

Alistarse con tiempo

Claro usted puede ir a una de las mejores playas con todos los servicios disponibles como alimentos, bebidas y comodidades. Si embargo para la mayoría de los limeños es mejor hacerlo al estilo propio. Y de seguro a usted también le ha inquietado hacerlo así.

Primeramente hay que alistar el refrigerio, y de esto hablamos de “comida sostenible”. Algunos de los platos favoritos por los amantes de las olas y el mar son: el arroz con pollo, los tallarines rojos con pollo, la papa a la huancaína, chanfainita con cancha de maíz. Si aún no ha aprendido a cocinar la comida peruana, no se preocupe. Usted ya debe tener un lugar favorito donde comer, solamente pídales que le preparen algunos de estos platos para llevar (esto funciona mejor si usted saldrá en grupo, el costo se reparte). Para beber no hay más sabor representativo del Perú que una Inca Kola bien heladita, o pida en el restaurante que le preparen una exquisita Chicha morada. Con esto usted tiene la comida asegurada. Luego no olvide el protector solar, ropa adecuada, una toalla grande, sombrilla, por ahí una tabla, pelota plástica de futbol o vóley, un poco de agua, etc.

En la playa

El clima limeño es muy predecible que incluso estando nublado y frio usted puede darse cuenta con los días si la situación estará favorable para un domingo de playa. La elección de la playa puede ser un obstáculo sin el conocimiento adecuado, pero haciendo unas cuantas consultas a cualquier vecino peruano ellos coincidirán que lo más indicado es que se dirija hacia el sur de Lima.

Una vez en la playa que más le guste el resto queda a su disposición. Algunas sugerencias son: descansar, jugar, bañarse, broncearse, practicar deporte, surfear, dejarse enterrar en la arena, etc. En la tarde haga una pausa para la hora del almuerzo. Recuerde llevar todos sus desperdicios en una bolsa plástica en caso que no encuentre basureros disponibles.

Usted puede esperar para ver el atardecer en Lima desde la playa. Sino, haga su retirada oportuna para evitar la aglomeración del tráfico por las carreteras.

Sin duda alguna, ir a la playa de esta manera le da la oportunidad de acumular experiencias no solo en el mar, sino desde antes, en la misma preparación hasta el retorno a su alojamiento o vivienda en Lima.