Whistler es una de las estaciones de montaña más conocidas a nivel mundial y por una buena razón. Es famoso por su gran tamaño, por supuesto, pero también es uno de los más “europeos” de los pueblos de esquí en América del Norte, y un área que es conocida por su embriagador sabor internacional (es una escapada popular para los viajeros procedentes de los seis continentes habitados).

 

La región, que está ubicada en un valle de montaña en la Columbia Británica, fue especialmente diseñada para ser exactamente lo que es ( el gobierno incluso creó un “municipio” propio para ésta ). El lado de la estación de esquí abarca dos grandes montañas, el teleférico más largo del mundo en actividad, uno de los mayores campos de Esquí de América del Norte, con un total de 8.100 hectáreas dedicadas específicamente a la práctica del Esquí, nieve prodigiosa y una estación de esquí que se ejecuta en julio.

 

Este variado mix de atributos ha traído a los Juegos Olímpicos de Invierno a Whistler en febrero del 2010. Pero no se necesita poner un pie en la nieve para disfrutar de Whistler. Los tres pueblos de base, diseñados para los paseos a pie, dan lugar a algunos de los mejores restaurantes de Canadá y ciertamente también a algunos de los mejores hoteles. Kilometros de caminos y aguas cristalinas llaman a remeros a practicar Rafting y navegación en Kayak y a los fanáticos del trekking a reconder los escarpados senderos montañosos.