Estamos estrenando el 2013 y aún permanece anclado en nuestro recuerdo, y en nuestros sentidos el sabor y el aroma de la Noche Vieja y el Año Nuevo.  Uno de los acontecimientos más célebres e históricos del cambio de año es el tradicional concierto de Año Nuevo, en Viena.

Asistir al concierto de Año Nuevo de Viena es un lujo sólo al alcance de pocos y selectos bolsillos. Sin embargo, sí que podemos encontrar ofertas para viajar a ese hermoso país de la música, la cultura y la alegría.

Prohibido aburrirse

Si te gusta la cultura, es imposible que te aburras en Viena. Esta es, además, una buena época para viajar al país austríaco, porque entre enero y febrero, Viena se viste de gala. Más de450 bailes y galas se suceden sin descanso. Pero en esta fecha en concreto, tienen lugar los carnavales.

Cansados del baile y la diversión, no dejes de visitar el Museo Leopold, que hasta marzo, muestra su exposición de hombres al desnudo. En ellas podrás conocer el enfoque artístico desde la antiguedad hasta nuestros días, de diferentes artistas sobre el cuerpo del hombre.

En el aniversario de la emperatriz Sisí, Viena celebra sus 175 cumpleaños con exposiciones, musicales y otros muchos espectáculos en la ciudad.

Escápate

En Viena, puedes encontrar apartamentos desde 40 euros la noche. Por eso, no dejes de buscar la oportunidad de viajar allá. Incluso el desayuno, en Viena, es un placer. El café Sperl, con sus panecillos recién hechos y sus huevos pasados por agua, o huevos con jamón. O el Café Drechsler, donde puedes comer a cualquier hora del día un almuerzo de sabrosas salchichas, toda una tradición en Austria. Por su paisaje, su música, su alegría, y sus sabores.

Así como por la hospitalidad que ofrece esta elegante ciudad siempre de fiesta, merece la pena una visita a Viena.