El turismo de deportes invernales es, en la actualidad, una industria de mil millones de euros, con muchas ciudades turísticas florecientes. Austria tiene un número muy elevado de estaciones de esquí que satisfacen las necesidades de los turistas. Uno se encontrará con una serie de pequeñas estaciones de esquí de tamaño medio, aunque no tan impresionantes como las de Francia y Suiza. Aún así, las estaciones de Austria son muy populares porque que son más económicas, pero muy cómodas y acogedoras, y sobretodo menos propensas a la gran masa turística. Hay muchos centros turísticos de esquí conocidos que atraen a turistas de diferentes partes del mundo.
Hoy en día, los turistas disfrutan del esquí en un entorno local, en los pueblos junto con los ascensores modernos de alta tecnología y sus pistas. El nivel de instalaciones de esquí en el país es muy alto, está muy bien organizado y atendido, con todo tipo de transporte disponible. Incluso, los valles están conectados entre sí y no se sorprenda si usted comienza en un valle y termina en otro. Con tantas pistas que se ofrecen, la mayoría de las veces, uno siente que necesita más días para poder verlo todo.
Austria acoge a un gran número de competiciones internacionales de esquí y snowboard. Por otra parte, las vacaciones de esquí ahora ya no se limitan sólo a esquiar. Hoy en día, más y más estaciones de esquí ofrecen opciones de vida nocturna, fiestas y otras actividades divertidas. No sólo las estaciones de esquí son hermosas, sino también que la reputación de las escuelas de esquí y de los instructores del país están bien reconocidos. Hay excelentes instructores de esquí y, en general, las lecciones son en inglés. Austria es perfecta no sólo para los esquiadores profesionales, sino para los principiantes ya que las pistas de esquí fueron creadas para todos los niveles de dificultad.