Pese a los continuos cambios en la economía mundial de forma adversa para los consumidores, aun no se ha perdido el espíritu por querer disfrutar las vacaciones laborales. Sin embargo para lograrlo debemos adoptar maneras para ahorrar en cada gasto que hagamos. El tiempo disponible lo tendremos solo debemos hacer estirar nuestros fondos económicos para tener un viaje asequible.

Al viajar por avión

Al viajar en avión con cierta comodidad y espacio puede costarnos tanto que no justifica realmente esta elección. En su lugar por las pocas horas de vuelo elija un vuelo comercial económico. Sin embargo también puede comparar precios entre aerolíneas poniendo especial atención en las de bajo costo “Low Cost”. Estas empresas le brindan un servicio realmente económico con las mismas atenciones que recibiría en otras aerolíneas. Además, si usted puede elegir los días de vacaciones, la recomendación general es que adecue estos días a los de oferta existentes en la aerolínea de su elección.

Al viajar por tierra

Si decide viajar por carretera usted tiene dos alternativas llevar el automóvil o viajar en autobús. El autobús le permite descansar durante el viaje, no tiene que preocuparse por el combustible ni desgastará su vehículo, además puede tomar espectaculares fotografías del paisaje circundante, lo que no podría hacer si va conduciendo.

Sin embargo si decide viajar en su propio automóvil mantenga buenos hábitos de conducción como, mantener una velocidad constante, tener los neumáticos a la presión óptima y alineados, cerrar sus ventanas para no ofrecer resistencia, etc. Así usted compensará sus gastos consumiendo menos combustible.

Ahorro por hospedaje

Lo más claro está que si elige lujo y comodidad, esto le costará hasta un ojo de la cara. Por otro lado hay que darse de vez en cuando un gustito. Sin embargo viendolo de una manera sencilla, si usted viaja a una ciudad para conocerla y aprender de sus costumbres e historia, de qué vale permanecer en un hospedaje con todas las comodidades cuando lo que importa está afuera. Con este análisis le recomendamos que vaya por algo intermedio. Elija un hospedaje en la cual no sacrifique las comodidades básicas y el descanso y así usted pueda dedicarse a hacer verdadero turismo.

Si sacamos cuentas al final lo poco o mucho que nos podamos ahorrar en transporte y hospedaje no permitirá ampliar nuestras posibilidades de visita en la ciudad de destino o simplemente lo puede ahorrar para gastos en casa o para sus próximas vacaciones baratas.