China es un país tan grande que es imposible ver siquiera una fracción de ella en una sola visita. Se recomienda recorrer un área específica mediante una buena visita guiada, cuyo costo por diez días rondan los $ 1100 aproximadamente.

La antigua civilización del místico Tíbet siempre ha fascinado a los viajeros, por eso si desea más información sobre la historia del budismo tibetano, no se olvide de visitar el imponente Palacio Potala. Los peregrinos vienen de todas partes del Tíbet para recorrer el lago Namtso, conocido como el Lago Celestial.

Otra gira popular se realiza a lo largo de la histórica Ruta de la Seda, una de las rutas de comercio más famosas del mundo. Esta ruta cuenta con antiguas civilizaciones islámicas y budistas, bulliciosos mercados, costumbres exóticas populares y una historia gloriosa. Esta fascinante ruta por tierra fue una vez utilizada para el transporte de seda a Europa. Cubre las áreas centrales de China, la cual no es muy visitada por los turistas, y pasa a través de los tesoros arqueológicos como las ciudades de Xian y Dunhuang, ya que se adentra en Xinjiang.

Tampoco se puede perder la experiencia de caminar a lo largo de la Gran Muralla China. Asegúrese de llevar zapatos para caminar y ropa de abrigo, debido a que el muro fue construido como un fuerte militar en la cima de las crestas empinadas de las montañas.

China tiene una población de 1.265 millones de habitantes y cuenta con alrededor del 22 por ciento de la población total de la tierra. Se trata de una nación diversa compuesta por 55 grupos étnicos diferentes. Los chinos hablan ocho dialectos principales: Putonghua (mandarín), Yue (cantonés), Wu (Shanghai), Minbei (Fuzhou), Minnan (Taiwán), Gan, Xiang, Hakka entre otros. Además, los grupos étnicos como los mongoles, naxi, tibetanos, Yi, Uygur y demás grupos étnicos tienen sus propios idiomas nativos.

La lengua hablada en Beijing se refiere a menudo como el mandarín o putonghua. Putonghua, que significa «lenguaje común» es el idioma principal del país y es hablado por más del 70 por ciento de la población. Putonghua es también conocida como la «lengua de Han» (Hanyu) o simplemente chino. Debido al aumento de la migración a lo largo y a lo ancho de China durante los últimos dos años, el uso del mandarín se ha incrementado.

En los últimos años, como el turismo hacia China ha aumentado, el uso del inglés se ha incrementado en todo el país. En las grandes ciudades, por ejemplo, el personal de los locales y de los hoteles pueden hablar inglés con fluidez , o al menos poseen un conocimiento base del idioma. Sin embargo, se recomienda que los turistas de habla inglesa contraten a un traductor especialmente en las zonas rurales, donde se encuentran aproximadamente dos tercios de la población de China.

Este país, oficialmente denominado República Popular de China (PRC), es el tercer país más grande de la tierra. Sólo Rusia y Canadá son más grandes. China tiene una superficie de 9.600.000 kilómetros cuadrados (3.700.000 millas cuadradas), y un clima muy variable. Antes de salir, averigüe cuál es el clima de la zona que va a visitar. China tiene un marcado clima monzónico continental con gran variedad de temperaturas y precipitaciones.

En la mayor parte de China hay una división clara entre las estaciones. En invierno, los vientos del norte de las zonas de alta latitud mantienen a la región norte fría y seca, mientras que en verano, los monzones del sur de las zonas costeras proporcionan calor y humedad. En el norte de China, como Xinjiang y Mongolia Interior, el verano es seco y caluroso, mientras que el invierno es de un frío mordaz. En cuanto a las tormentas de arena, éstas ocurren a menudo en la primavera, especialmente en la Mongolia Interior y el área de Beijing. Es interesante saber que el polvo rojo de las arenas viaja alrededor del mundo debido a los vientos. En el año 2006 en Rusia, por ejemplo, se informó que la nieve se había tornado de un color rosa cuando este polvo rojo se mezcló con las precipitaciones locales.

En la meseta Qinghai-Tíbet, que tiene una elevación de aproximadamente 4.000 metros sobre el nivel del mar, el invierno es largo y muy frío mientras que el verano es corto y templado. Las precipitaciones aquí son escasa y con fluctuaciones de temperatura entre el día y la noche, entonce los visitantes del Tíbet deben llevar ropa de abrigo incluso en verano.

En China central, como en las zona del Río Yangtsé, el verano es largo, caluroso y húmedo. El invierno, no obstante, es corto y frío. En las zonas tropicales ubicadas más al sur, como el área alrededor de Guangzhou, el verano es largo, húmedo y caliente, mientras que el invierno es corto y suave. La temporada de lluvias se extiende de mayo a agosto y los tifones son frecuentes en la costa sureste entre julio y septiembre.

La moneda de este país, emitida por el Banco de China, se llama renminbi (dinero de la gente), y su abreviación es RMB. La unidad del Renminbi es un yuan y sus denominaciones más pequeñas son el jiao y el fen. La conversión entre los tres es: 1 yuan equivale a 10 jiao, que a su vez equivale a 100 fen. La manera más segura de traer moneda de China se encuentra en los cheques de viajero. Asegúrese de guardar sus recibos de cambio de divisa, ya que tendrá que mostrarlos cuando se cambien los RMB de vuelta a su propia moneda, al salir de China. Las tarjetas de crédito no se aceptan a menudo en zonas remotas, así que asegúrese de llevar suficientes RMB y cheques de viajero para cubrir sus necesidades.