Aún queda mucho verano por disfrutar y la playa y sol están esperándonos para hacernos desconectar y relajarnos por unos días al menos. Y más, teniendo en cuenta que este año es bastante fácil hacernos con unas vacaciones económicas o unas escapadas baratas a cualquier lugar que elijamos, dado los precios tan asequibles y a las ofertas de las agencias de viajes, tanto para paquetes completos como para vuelos de avión, hoteles, restaurantes, etc.
Si realmente nos gusta la playa y su ambiente, mezclarnos entre la gente y vivir sus fiestas, además de disfrutar siempre de un clima cálido y soleado, nada mejor que preparar una escapada barata a la Costa Brava, un lugar increible que debemos conocer alguna vez al menos. Porque la Costa Brava cuenta con playas increibles de arena dorada, rincones vírgenes, calas hermosas y tranquilas, paisajes entre los más atractivos del Mediterráneo y gargantas rocosas e impresionantes. Realmente una zona ideal para unas vacaciones inolvidables, sobre todo para aquellos que buscan algo fuera de lo común.
La Costa Brava ofrece diversión para todos los gustos y edades: simpáticas fiestas, tranquilidad, aventuras, deportes acuáticos, vida nocturna, tenis, campos de golf, squash, buceo, además de una infraestructura hotelera y restauradora muy lograda y consolidada.
La Costa Brava cuenta con 214 kilómetros de costa, que se extienden entre Blanes, al sur, y Portbou, al norte, tocando ya con la frontera francesa. Esta costa se extiende a todo lo largo del litoral de Girona, en Cataluña. Entre sus lugares más destacados y turísticos están: Tossa de Mar, S’Agaró, Begur, Portlligat (muy relacionada con Salvador Dalí) y Cadaqués. También, si contamos con tiempo suficiente, es una buena idea en nuestra escapada acercarnos hasta Barcelona, visitar el Monasterio de Montserrat y conocer la belleza del Principado de Andorra. Sin duda, la Costa Brava será una experiencia inolvidable para estos meses de agosto y septiembre.

Foto: eyeonspain.com