Las tierras de Galicia son ideales para desplazarnos y disfrutar plenamente en nuestra escapada barata para este verano. Cuando en el sur y en el levante de España, en Andalucía por ejemplo, el calor aprieta en época estival, una buena manera de buscar el frescor, la humedad y la morriña es hacerlo en tierras gallegas, bien en balnearios, en spa, en alguna casa de turismo rural alquilada o en algún cálido hotel de cualquiera de sus provincias. Tanto si se trata de una escapada romántica, de un viaje en familia o de un viaje en solitario (single) la oferta que encontraremos, incluso para estos meses prácticamente de verano (junio, julio, agosto y septiembre) será suficientemente interesante y tentadora para que nos decidamos a viajar a Galicia.
Sobre todo, Galicia es famosa por sus paisajes maravillosos y verdes y su mar plateado (ideales para que realicemos ecoturismo), además de por ese aire rústico y pintoresco que le dan sus viviendas tradicionales. Tampoco debemos olvidar sus joyas monumentales de gran raigambre histórica y cultural.
Si visitamos las Rías Altas, en el litoral cantábrico, o nos alojamos en alguno de sus pueblos pesqueros, disfrutaremos de unas playas magníficas y de unos acantilados realmente impresionantes. Cuando lleguemos a la zona de las Rías Baixas, que por su cálido clima es lugar ideal para el turismo rural, podremos disfrutar de sus excelentes balnearios, como el famoso de A Toxa, donde tendremos ocasión de disfutar de un agradable encuentro con la naturaleza y con el agua beneficiosa para la salud del cuerpo y del espíritu. Las Rías Baixas son también ricas en reservas naturales y en grandes contrastes, lo que la hace ideal para los amantes del turismo abierto y rural. Desde los grandes acantilados de la Costa de la Muerte hasta las formas suaves y agradables de As Mariñas. Estas particularidades han hecho que Galicia se haya convertido en uno de los puntos más demandados en la actualidad por este tipo de viajeros, amantes del ecoturismo.
El pueblo gallego es muy aficionado a la artesanía (como es el caso de su bella cerámica de Sargadelos), a las fiestas y a las romerías al son de su característica gaita y a la buena gastronomía, fundamentalmente de pescados y mariscos, determinada por su carácter marítimo. De sus ricos platos destacaremos la famosa empanada y el pulpo a la gallega, siempre bien regados con sus vinos jóvenes y suaves, como el Ribeiro y el Albariño. Encontraremos sin mucha dificultad bastantes lugares con buenos precios, donde poder degustar esta exquisita gastronomía.
No podemos dar por finalizada nuestra escapada barata a Galicia sin haber visitando antes su bella capital, Santiago de Compostela, meta final del Camino de Santiago. Otras visitas de interés serían:

A Coruña, la ciudad donde, según han sabido demostrar, nadie se siente forastero. Ciudad marinera y señorial, con abundantes y hermosos palacios de piedra, en contraste con las casas acristaladas de aspecto frágil y que además cuenta con un interesante casco antiguo que invita a pasear y a soñar.

La ciudad amurallada de Lugo, muy bien conservada y con una catedral románica muy interesante para visitar en nuestra escapada.

Ourense, que también cuenta con una catedral románica preciosa y digna de que la visitemos.

Con una muy conservada zona monumental y plagada de preciosos paisajes, se nos presenta Pontevedra, considerada una de las provincias más hermosas de España por sus Rías Baixas.

En cuanto a importancia portuaria, Vigo es la ciudad con mayor volumen de pesca de España. Es encantadora y en nuestra visita nos resultará gratificante dar un paseo por su barrio antiguo y recorrer las grandes cuestas que llegan hasta el mar.