Antes que el invierno se acentúe con mayor intensidad no hay mejor manera de despedir este año que visitando los espacios naturales del interior de España. En la Comunidad de Castilla y León existe diversidad de espacios naturales, sobre todo cerca de sus límites. Así, en la zona Oeste y colindando con Portugal se encuentra el Lago de Sanabria, hogar y refugio de vida tanto vegetal como animal. Para nosotros, una opción para admirarla y preservarla durante nuestra estancia.

Acercarse al Lago de Sanabria

Como primer punto de referencia tenemos a Valladolid, desde la cual avanzáremos hasta llegar a la ciudad de Zamora y avanzar por las pequeñas carreteras o si lo prefiere puede tomar la Autovía A-6  y cambiar a la A-52. Esta última lo acercará a las inmediaciones de manera más rápida. Usted puede tomar como puerta para entrar a los alrededores del Lago de Sanabria a Puebla de Sanabria. Desde allí usted tendrá que avanzar hacia el lago por la carretera C-622 y encontrar hospedaje en cualquiera de los pueblos cercanos al lago como: Galende, Ribadelago, Vigo de Sanabria o San Martín de Castañeda. También puede acampar, pero no en cualquier lugar. En las inmediaciones del lago existen lugares predestinados para este propósito.

Desde cualquiera de los pueblos cercanos usted podrá iniciar una ruta exploradora. Recuerde que la atracción del Parque Natural del Lago de Sanabria no solo es el lago de Sanabria, esta está conformada por más de 30 lagunas siendo después del Pirineo el conjunto lagunar de mayor importancia de España.

Flora y fauna en el Parque Nacional del Lago de Sanabria

En cuanto a la flora que encontrará destacan más de 1.500 especies entre prados, laderas y valles. Una especie muy peculiar es la Drosera rotundifolia, una planta carnívora que crece en las espesas capas de musgos conocida como turberas. Otras especies que destacan son el fresno de hoja estrecha, el endémico Ranunculus parnassifollus, el tejo, el narciso y el rebollo. La abundancia de lagos, ríos, arroyos y manantiales también ha permitido que florezca buena cantidad de vegetación acuática que usted puede admirar con cuidado.

Con agua y vegetación, la vida animal se desarrolla de la mejor manera predominando las siguiente ley: Comer y se comido. La cadena alimenticia que se desarrolla en los alrededores del Lago de Sanabria discurre en un calmado ciclo sin la intervención del hombre y paralela a su admiración. 190 especies de vertebrados de las cuales 7 especies de peces y algunos anfibios reinan el mundo acuático. Así distinguimos a la trucha la cual se puede pescar deportivamente. Luego la lagartija serrana, el sapo común, el sapo corredor, el sapo partero común y otras especies encuentran su paraíso en los diversos humedales. Dominando los aires podremos ver, si tenemos mucha dicha, a especies como el Collalba gris, la perdiz pardilla, el pechiazul y el roquero rojo. Aves rapaces como el águila real, el halcón abejero, el halcón peregrino y el búho real hacen de las suyas con los de su menor tamaño. Por último entre los diversos mamíferos de la zona destacan por su gracia y apetito las nutrias y el tejón. Otras de mayor tamaño están compuestas por el jabalí, el gato montés y el lobo.

Una escapada por Los alrededores del Lago Sanabria nos permitirá ponernos en contacto con un entorno natural que lo recibirá tal cual es esperando que usted aporte en su preservación con un turismo responsable y sostenible.