Cuanto el tiempo es lo que menos se tiene para disfrutar de unas vacaciones semanales y muchos menos de un fin de semana completo la solución perfecta es planificar una escapada barata de un solo día hacia destinos no tan lejanos pero tan poco tan cercanos que le permitan ampliar su conocimiento turístico y cultural.

Planificación preliminar de una escapada barata

Muchas de nuestras responsabilidades diarias no nos permiten disponer de varios días para realizar turismo a nuestro propio ritmo. Sin embargo lo positivo es que nos obliga a ser un poco más dinámico en nuestros movimientos y decisiones. Una planificación temprana ayudará de mucho.

Comience por buscar entre su agenda el día que tenga disponible. Si es posible separe tiempo desde la tarde del día anterior. Ahora comience una búsqueda rápida en las diversas aerolíneas. No pierda mucho tiempo en su elección. Recuerde que solo tendrá de un día a día y medio disponible. Elija su salida desde el día anterior o muy temprano y el retorno lo más tarde posible. Tome en cuenta que si decide viajar desde la tarde o la noche anterior deberá reservar su estancia en un hotel u hostal.

Un día de turismo

Como se trata de solo un día de turismo no puede arriesgarse a rutas extensas o al turismo rural. Enfóquese en la ciudad de destino y en sus lugares turísticos más representativos. Previamente usted tener una lista completa la cual puede haberlo plasmado en un mapa impreso de la ciudad. Otra forma rápida es el saber la dirección de la oficina de turismo de la ciudad, dirigirse hacia ella y comprar un mapa turístico de la ciudad. En cada lugar, aprecie, admire, aprenda y tome todas fotos posibles para luego admirarlas en su regreso. No pierda tiempo con los restaurantes de lujo, lo más probable es que durante el itinerario que usted se haya trazado encuentre muchos de ellos en los que podrá probar las comidas tradicionales del lugar. Cuando entre a los museos sea breve, si es permitido, tome todas las fotos que sean posibles. En lo que menos piense usted ya habrá recorrido más lugares de los que habría recorrido en un día de turismo normal.

Tener uno o dos días disponibles dentro de nuestra agitada vida no es escusa para privarse de una escapada barata la cual es posible con una buena planificación.