Irlanda se está poniendo de moda para los turistas que suelen preparar escapadas a paises de Europa. Si visitamos Dublín, por ejemplo, ciudad con más de cuatro millones de personas, encontraremos una población llena de vida, con gente circulando a todas horas por calles abarrotadas de centros comerciales y con un ambiente único y diferente al resto del mundo en sus pubs locales. Porque Dublín tiene un ambiente muy intenso y animado tanto de día como de noche, lo que la hace ideal para que disfrutemos de una escapada de fin de semana a tope.
Irlanda es en realidad una isla pequeña, pero no por ello pierde encanto y atractivo. Al contario, la hace también ideal para aquellos que buscan disfrutar una escapada tranquila y sosegada, en la que podamos disfrutar de sus campos vírgenes y respirar aire puro y limpio. Porque no olvidemos que Irlanda es un país de contrastes y está en nosotros decidirnos por lugares de mucho alboroto y marcha, o bien encontrarnos con la calma y la quietud de sus hermosas tierras.
Irlanda es un país con una extensa huella histórica, que ha quedado reflejada en sus numerosos monumentos y castillos que la pueblan, excelentemente conservados debido a la enorme conciencia social de sus gentes.
Entre los lugares tranquilos para destacar y para visitar si nos es posible en nuestra escapada barata a Irlanda están, por ejemplo, las montañas Wicklow y las llanuras de Kildare, y si preferimos disfrutar de un ambiente marítimo lo podremos conseguir visitando la gran cuenca de Shanon, que se une al Oceano Atlántico, ya más al sur, por medio de tres grandes lagos. En El Shanon, si lo deseamos, podremos navegar en bote por sus aguas.
En las costas del sur y sudoeste encontraremos unos paisajes maravillosos que nos impresionarán bastante, sin duda. Están también los lagos de Killarney, el Ring of Kerry y la península de Dingle. Y si pasamos por Cork, allí se elabora cerveza negra que deberemos probar al menos. También allí se celebra un famoso festival de Jazz, que es conocido a nivel internacional.
Ya en la costa oeste se encuentran Limerick y Galway, ésta última muy famosa por las carreras anuales que se celebran allí y por el Festival de Oyster. Ya fuera de la ciudad encontraremos Connemara, un lugar lleno de pantanos, ríos, tierra pedregosa y montañas.
La zona sudeste de Irlanda es una tierra que atrae mucho turismo y con unos campos ondulados y unas playas arenosas, además de contar con una excelente infraestructura a pie de playa. No olvidemos visitar la fábrica de cristal de Waterford y el pueblo medieval de Kilkenny.
Si piensas visitar Irlanda próximamente, en estas fechas próximas del Puente de la Inmaculada o de la Constitución, o bien para esta Navidad que ya se avecina, con solo buscar un poco, con seguridad encontrás vuelos baratos desde varios aeropuertos españoles a Dublín, por unos precios bastante asequibles e incluso algún que otro chollo, ya que, debido a la fuerte competencia entre las aerolíneas, los billetes para vuelos low cost han bajado considerablemente en todas las compañías.