Cuando pretendemos darnos unas pequeñas vacaciones o simplemente una escapada cualquiera de una semana o fin de semana nos debemos trazar dos metas igualmente importantes: Lograr nuestra plena satisfacción escogiendo un buen lugar y actividades para realizar y, hacerlo al menor precio posible. Veamos algunas pautas útiles para lograr el control de gastos luego de tener claro lo primero.

Definiendo nuestros gastos

Quisimos poner énfasis en cómo lograr que nuestros días de relajamiento y escape de la rutina diaria sean lo menos perjudicial en nuestra economía por una única razón: para poder tener más oportunidades de vacacionar. Uno de los primeros aspectos que descuidamos es el descontrol por los gastos. Entre estos debemos definir aquellos que son fijos y otros que pueden sufrir ciertos cambios de acuerdo a nuestro itinerario y lo que se nos presente en el camino.

Gastos fijos

Entre los gastos fijos tenemos principalmente al transporte y al hospedaje. Sin embargo el hecho que sea fijo no significa que debamos escoger entre lo primero que encontremos. Siempre existen opciones y cada una con diferentes precios. En cuanto al transporte, si quiere ahorrar tiempo el vuelo aéreo es su mejor opción; si va como turista considere tomar la clase económica. Lo único que cambiará será el tipo de comida, el espacio y los auriculares que recibirá. Por otro lado, cuando busque un hospedaje, elija el que le brinde el desayuno, de esta manera usted no afectará su alimentación para comenzar un buen día de vacaciones. Recuerde también que al vacacionar lo importante es conocer la ciudad de destino a fondo. Para esto no necesariamente requerirá de un hotel de 5 estrellas para dormir.

Control de gastos variables

Luego vienen los gastos variables. Parte del transporte puede ser variable una vez establecido en nuestro destino. Para algunos el comprar una tarjeta de turismo será la solución perfecta para desplazarse por la ciudad; además se puede obtener descuentos para ingresar a lugares de gran interés turístico, como museos o lugares arqueológicos. Otros pueden preferir usar un vehículo menos contaminante como la bicicleta. Además muchos municipios lo ofrecen a sus visitantes en calidad de préstamo.

Otro gasto que podemos controlar es el de la lavandería. Si nuestro viaje es corto podemos llevar suficiente ropa para despreocuparnos de este oficio que no es apropiado durante las vacaciones. Sin embargo si nuestras vacaciones es de más de una semana, entonces procuremos llevar igualmente, buena cantidad de ropa para requerir del servicio de lavandería una o dos veces como máximo.

Durante nuestras vacaciones necesitamos comer. Cómo ya solucionamos el problema del desayuno, hemos de enfocarnos en el almuerzo y la cena. Cada pueblo o ciudad tiene su propia gastronomía. Esta la encontrará en los restaurantes pequeños y los de comida típica. Así que realmente no necesita asistir a un restaurante caro, donde primeramente probará solo una pequeña cantidad y segundo, le costará un ojo de la cara.

Con lo que podrá ahorrar usted puede costear la compra de lindos objetos que podrá llevar como recuerdo. Un consejo final para esto es que averigüe rápidamente sobre los mercados artesanales, allí encontrará el mejor precio en lindos souvenirs. De esta manera usted no se excederá en sus gastos durante sus vacaciones. Esto le permitirá gastar incluso menos de lo planificado y seguir ahorrando para su próximo viaje barato.